viernes, 13 de noviembre de 2009

Yo me quiero casar, y Ud?

No tengo tiempo para escribir. No tengo tiempo para andar navegando. No tengo tiempo para nada. Los parciales me están haciendo lenta y dolorosamente el amor, sin mi consentimiento. Igual, a veces, escribo. Igual, más seguido, navego. Y me tomo un tiempito para varias cosas más. Sino ya hubiese largado todo. Es así que no podía dejar pasar este día sin comentar lo siguiente.

Acabo de bajar mi edición on line de Crítica Digital y me encuentro con un pequeño cuadrito en la portada que dice: “Alex y José ya pueden casarse”. Fui a la página 17, y me enteré de la nueva. Una apelación histórica permite que por primera vez en Latinoamérica dos personas del mismo sexo se unan civilmente, como Dios manda. Fue en la parasitaria ciudad de Buenos Aires, hoy. La ciudad tiene 5 días para apelar, pero el ultraderechista jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, dijo que no apelará. Es más, hará público su apoyo a los casamientos homosexuales hoy, ¡POR FACEBOOK! (al mejor estilo pro), en clara oposición a la Iglesia (raro, ¿no?) y a la política kirchnerista, que este mes se negó a dar quórum en la Legislatura Nacional que trataría el tema de los putos. Es verdad que este mes, también, Reina Cristina visitará al papa nazi en el Vaticano. Pero no importa Cristina, esas cosas no se hacen (creo que esta no te la voy a perdonar).
Y ustedes se preguntarán por qué estoy contento. Si quieren la respuesta rápida acá les va: por rebelde. La otra es más larga:

Siempre me pareció una locura lo de casarse. Que un chico y una chica se casasen, descabellado; que un chico se casase con otro, antinatural.
Una vez, cenando con mis amigas, con la mesa repleta, alguien me dijo: “¡NO TE SIENTES EN LA ESQUINA DE LA MESA PORQUE SI NO NO TE VAS A CASAR!”. Obvio que me senté allí, a pesar de que me hicieron lugar en otro costado. Lo de casarse era para mí ya de otra época. Imaginen que mi abuela materna se casó a los 17, mi abuela paterna de apuro, mi mamá… para dejar de ser virgen (ni siquiera hablo de celebraciones que no incluyen amor). Siempre siguiendo un mandato social que beneficiaba a otros, a gente que entendía muy bien que ni era necesario casarse.
Pero el tiempo pasa, y uno crece. Después de un año y medio de amor con Gabo, de saber que cada día esta más cerca de ser ingeniero, de pensar que todas sus ambiciones materiales posiblemente las haga realidad… no dejo de pensar en los derechos sociales que me puede dar. Jeje, esto es lo que le digo a todos, y no me importa que me crean. Realmente pienso en lo importante que es poder decir ¡TENGO DERECHO! A veces saboreo la imagen de la cara constreñida de alguna vieja frígida que me mira. Esas cosas me enervan, me ponen filoso, y soy capaz de contenerme para decir palabras elegantes, las mejores, acordes a la situación:

Escena # (enero 2009):
Atardecer. Farmacia. Gustavo hace la cola para retirar su compra. Suena su celular. Es su pareja, Gabriel, para decirle que lo detuvo la policía.
Gustavo: Hola. Qué pasó. ¡No! ¡Decile que no tenés documento! ¡No! Bueno…, ahora voy.
Gustavo guarda con nerviosismo su celular. La cajera pregunta asustada si todo está bien.
Gustavo (afligido, preocupado): No. Acaban de detener a mi novio.
La cajera se queda perpleja. Lo suficiente como para retroceder, como si el cliente tuviera Gripe A (que en esa época no existía).
Gustavo (haciéndose el distraído): Gracias, chau.
Y Gustavo sale casi corriendo.
Antes de cerrar la puerta de la Farmacia escucha a la vieja constreñida que lo secundaba en la cola, comentándole a la cajera:
Vieja constreñida: Y… cada vez hay más desviados.

No dije palabra. Simplemente me fui. Me dolió, no lo voy a negar. Y ahora que lo pienso, no sé si hubiérale dado una respuesta con palabras elegantes, tal como dije. En fin. Cada vez tengo más a flor de piel el sentimiento de provocar las cosas feas, básicas e instintivas que la gente lleva dentro. Me gusta demostrarles que no son mejores que yo; que con esos sentimientos desesperados, yo los supero en mucho. Sépanlo, algún día me voy a casar. Y me va a encantar (verles la cara).

PD: la foto del besito de Alex y José la tomé prestada de la edición on line del diario citada, pp17.

Apostilla: no sé de quien será la culpa, si del periodista o del gay que se casa... pero ¿esto era necesario?: "'Alex me llamó y me dijo que ponga sonriza de hombre casado. Entendí todo y me puse a llorar', contó José".

3 comentarios:

Jaz3000 dijo...

Qué bonito artículo y que bueno que el tema ya se está tocando por esos lugares. En Sudamérica aún falta bastante, pero este tipo de cosas me da esperanza.

Jaja, realmente concuerdo contigo en el tema de casarse. Yo antes lo veía como algo horrible, y que no lo haría nunca, pero... como dices, el tiempo pasa, y uno va adquiriendo más conocimiento y, aunque no me guste usar la palabrita, madurez, y... cuando encuentras a alguien que realmente amas y quieres darle todo y tenerlo siempre cerca, y todas esas bobadas de enamorados (jjajajaja, me lo digo a mí misma más que nada, yo estoy así jaja), entiendes el sentimiento de unión. Yo no digo que voy a casarme por la iglesia, de blanco, etc (no soy católica, ni modo), pero quizás si me gustaría una ceremonia a modo de honrar esa unión.

Realmente espero lo mejor en este asunto, yo siempre he apoyado y quiero que haya igualdad para todos. Con respecto a la vieja, no te preocupes, jajaja, ellos son los amargados. ¡Viva el amor!

Me gustan mucho tus entradas :) siempre son geniales. Muchos abrazos y besos para ti y para Gabo ;) (que hace tiempo no lo leo en su blog).

Byeeee!

Gustavo dijo...

Querida Jaz: alimentas mi narcisismo cada vez que dejas un comentario de este tipo en mi blog. Siempre te estaré agradecido por mimarme de esa manera.

temmpus dijo...

Me gustó el post. Entretenido, educativo y revindicativo.

Ayer estuve hablando con unos amigos sobre lo abierta que es la gente en España sobre la homosexualidad.

Me costó hacerles ver que la gente aún sigue siendo muy cerrada, y que la discriminación sigue ahí. Desde fuera, se ven las cosas de otro color.

Aún así, creo que estamos avanzando.

Un abrazo.