domingo, 31 de enero de 2010

Mi blog es mío

Mi blog es mío. Si mi blog no está bien yo no estoy bien. Y si yo estoy bien mi blog debería decirlo.

La última entrada no es de las “buenas entradas”, no por lo mal escrita si no por lo que expresa. Ese día estaba mal, todo había salido mal. Era de noche y el mundo parecía venirse sobre mi.

Esa noche pasó. Sería un gran esfuerzo analizar y explicar todo lo sucedido. Solo diré que ya estoy mejor, que las cosas se aclararon, que todo vuelve a andar bien como antes. Diré solo eso, que hablar todos los días con mi Profe me encanta, nada más. Si no pasa nada antes de algún día de la semana que con el Profe ya hemos fijado, no tendré nada nuevo que contar. Así que hasta ese día... que llega pronto. Nada más.


PD: no estoy entusiasmado, ni contento, ni ansioso… Pero de a ratos sí.

3 comentarios:

Barbi dijo...

Tan humano. Es adorable.

jmv dijo...

Hola Gustavo

Me siento identificado con lo que expresas, porque muchas veces la forma de descubrirme es escribiendo. En la medida q escribo me develo, me desnudo a mi mismo.

saludos
Jose maria

temmpus dijo...

Tienes razón.

Un abrazo